En 2020, el año del 125 aniversario del club, nos privó de un gran presidente, Poli, de los legendarios Venancio y Daniel el de Carasa, de un gran colaborador como lo era Sindo, de un merecido ascenso a la ACT, en el fatídico play off final y en el colmo de los males, el último día del año, nos dejó sin Aurori, la gran timonel o capitana de la afición de nuestro centenario club.

Pedreña empieza el año 2021 de luto. El remo de Pedreña y de todo el Cantábrico, llora la pérdida de la pedreñera que más amó el remo y que más trabajó por el club de su pueblo. Este terrible año 2020, el del Covid, el del confinamiento, malo para todo el mundo, ha sido especialmente cruel con una familia de las de mayor abolengo del remo de Pedreña, la familia Trueba Reventún. El último día del año, se llevó a Aurori Trueba, tras una cruel enfermedad, de la que estuvo a punto de salir triunfante, tras un trasplante de médula, de su propio hijo, Carlos, que, visto su historial y longevidad, me permite afirmar, que probablemente es el más grande remero de la brillante historia del centenario Club de Remo de Pedreña, pues lleva toda una vida remando en el club de su tierra.

Tras el exitoso trasplante de médula, se complicaron las cosas con infecciones, que pescaron al cuerpo con tal debilidad, que no lo pudo superar falleciendo el día de Nochevieja

Su  apasionada y desinteresada  entrega  a su club, la SDR  Pedreña, no solo la hizo ser la fiel espectadora de todas las regatas de su trainera, que lo mismo organizaba a la afición,  que se encargaba de toda infraestructura, contrataba autobuses, organizaba los viajes de los aficionados,  preparaba las comidas de viaje de los remeros, gestionaba para obtener fondos para el club, organizando rifas, vendiendo papeletas, llevando el  merchandising del club, embelleciendo el pueblo cada vez que se organizaba una regata o campeonato en Pedreña, y un larguísimo  etc. de aportaciones altruistas en beneficio de nuestro centenario club. Ella lideraba a un grupo de socios que lo daban todo por el club y que ahora quedan huérfanos de su gran impulsora y valedora. Pero su espíritu, su afición y su entrega ha calado en el club y su ejemplo seguirá estando presente para que todos ellos sigan su estela. En el recuerdo más reciente y a pesar de su debilidad, se encargó de hacer las mascarillas con el logotipo de Pedreña y lo último, desde Valdecilla y sacando fuerzas de flaqueza, la rifa de una gran cesta navideña, todo ello para recaudar fondos para el club y seguir dándole viabilidad y visibilidad.

Aurori, no ha remado, pero ha tirado más que nadie del remo de Pedreña. Su familia, marido, hijos, hermano, Rosamari, Leni, Marta, etc. etc. lo van a sufrir, pero los remeros y la directiva del Remo Pedreña, se quedan huérfanos de la máquina de insuflar ánimos, pasión, comprensión, dedicación y grandes dosis de cariño a todos los componentes del club, pues era el más fuerte baluarte del club. La gran timonel de la afición.

En mis año s de directivo de la SDR Pedreña, en los que movilizamos a la afición con la creación de un equipo de formación, cuyo fruto fue la elaboración y edición del libro “Unidad didáctica de remo”, que hoy es un referente en todo el litoral cantábrico, las regatas de remo ergómetro en los institutos de secundaria, las rifas de la Traineruca, para adquirir una nueva trainera, La Cantabria, la movilización de todo un pueblo, etc. siempre, siempre tuve, tuvimos, no solo el apoyo incondicional, decidido y decisivo de Aurori, sino, también y sobre todo el ánimo que nos insuflaba y la raza que le echaba.

Por el club de su pueblo y de sus amores, lo que hiciese falta y un poco más.

Se nos ha ido Aurori. Nos deja huérfanos de su presencia, pero contaminados de su gran ejemplo, entrega, cariño y dedicación a la SDR Pedreña.

Que prepare la cartera San Pedro, que llegará al cielo, vendiéndole las mascarillas de Pedreña y haciéndole socio del CR Pedreña. Y algunas papeletas de las rifas que seguiremos haciendo, a buen seguro que se las enchufará.

Aurori, descansa en paz, que tu pasión por Pedreña, la vamos a mantener y, si, como tu bien sabes, los remeros dan siempre el cien por cien, este año, en homenaje a ti, darán la vida, por brindarte el ascenso a la ACT.

Víctor Mazón

S.D.R. Pedreña